?

Log in

No account? Create an account

Previous 10 | Next 10

Sep. 25th, 2010

zorro

y venga con los festivales


Hoy, de nuevo en Machida, había otro festival... de juerga todo el día, vaya. Esta vez se trataba del festival de otoño, que coincide con las recolectas de arroz; el motivo del festival es para dar las gracias a los dioses por las cosechas. En realidad, este festival se hace en todo Japón.

Lo que se hace es sacar el "omikoshi" (お神輿), que es un mini templo sintoísta portátil que se lleva entre varias decenas de personas, y se pasea por la ciudad. Vamos, igual que cuando en España se sacan las Vírgenes a la calle.




Ahí tenéis a papá a la izquierda, al lado de la valla. Fijaos que de nuevo están las puertas sintoístas de las que hablé en otro post en la entrada del mini templo.

Y ná, pa que luego no digáis...

 

¡Ahí me tenéis haciendo el paripé! Entre papá y un tío que se acopló a mí y se lió a explicarme todo lo de la fiesta, me vistieron con la rebequita, la cinta a lo Eva Nasarre y las pantunflas, y ¡hale!, me calzaron debajo.

Y ya que estábamos haciendo fotos, cacé a un "buenapieza" que andaba por allí... sí, hay japoneses que están bastante buenorros



Y por cierto, papá es un cachondón. Resulta que en Japón hay una palabra que se usa para denotar los recuerdos que compras cuando estás por ahí: "omiyage". En Japón es especialmente importante el tema de los recuerdos. Hay que llevar a todo el mundo, incluso si haces un viaje relativamente pequeño, y se lleva lo tipiquísmo del lugar al que has ido, aunque sea una chorrada. Y la palabra en sí tiene una connotación honorífica, con la que yo creía que se la tenía bastante respeto.

Dicho esto, en cada parada de la procesión había un pequeño refrigerio con bollos, bebidas y salados para los porteadores. En una de estas me viene papá y me dice por lo bajini: "abre la mochila que traigo un omiyage". Miro de reojo y el omiyage en cuestión era un par de cervezas que el tío había pillado del puesto de avituallamiento. En la siguiente parada, me viene de nuevo y me dice que tiene más "omiyages". Esta vez un par de bollitos. "Cuando llegues a casa, mete las cervezas en la nevera", me suelta.
Tags:
zorro

planes de viaje

Este domingo me marcho de viaje a hacer un poco de turismo por Japón, aprovechando que me compré el Japan Rail Pass, un billete para poder usar el Shinkansen durante dos semanas las veces que quiera, y que en el cole estamos de "vacaciones de otoño" (toma del frasco los días libres que se han sacado de la manga... cuando se lo he dicho a algunos colegas de aquí, me han dicho que es la primera vez que oyen eso de "vacaciones de otoño")

El planning es el siguiente:

Kyoto: del 26 al 29
Nara: del 30 al 1
Osaka: del 1 al 3
Miyajima: del 3 al 4

Me hace especial ilusión Kyoto y Miyajima. En ésta última, está la famosa puerta shintoísta que está en medio del mar:



De hecho, "Mijayima" (宮島) quiere decir "isla shintoista", y se considera toda ella recinto sagrado.

Por cierto, que cuando vuelva empezaré en el cole en nivel intermedio, ¡yepa!


Tags:

Sep. 23rd, 2010

zorro

carencias tecnológicas

Ayer me petó el portátil por motivos desconocidos... y hoy me ha caido una tromba de agua encima que me ha calado de arriba a abajo en 10 segundos y me ha jodido el iPhone, por calamiento. Pues sí que andamos bien.

Lo que queda por jodérseme: el diccionario electrónico (aquí sí que me harían una putada) y el móvil japonés. Con la racha que llevo, a octubre no llegan.

Por cierto, comentario para los frikis: he intentado arreglarlo desmontándolo para intentar secarlo, pero no ha habido manera. Se ha llegado a encender la pantalla, toda en blanco, y durante breves momentos he tenido la sensación de ser diox, pero no... la pantalla en blanco, y ya. Por lo menos me lo he pasado bien trasteando por las tripas del bichejo... y está claro que ahora toca el 4.

Pero bueno, me jode porque lo usaba para ligotear... ahora tendré que tirar de métodos más tradicionales, o tirar de agenda (sí, llevo aquí un mes y ya tengo agenda, jijiji)


Tags:
zorro

festival de eisaa

Estuve hace unos días en un festival de Eisaa en Machida (エイサー祭り), una fiesta originaria de Okinawa.

Mejor que lo veáis vosotros mismos



Antes de que digáis nada... sí, la chica del primer grupo tiene bastante poca gracia, y tienen a la pobrecilla relagada a un segundísimo plano.

Estuve allí un buen rato porque me encantó. Las actuaciones de los grupos eran de unos 15 minutos, y cada una era muy original. Había gente que le ponía una energía especial, y hacía que la actuación fuera incluso más atractiva.

A todo esto, la música tiene letra y hay partes que se repiten con frecuencia y parecen sencillas. Yo, con toda mi buena voluntad, pensé: "voy a intentar entender esta parte". Por mucho que me concentrara, no había manera, a pesar de que eran frases de pocas sílabas. Cuando ya estaba volviéndome loco porque no entendía un carajo, me doy por vencido y le pregunto a Marin kun que qué coño están diciendo, a lo que me dice "ni idea, debe de ser el dialecto de Okinawa". Bien por mí y por todos mis compañeros.

En los alrededores había mucho ambiente, con mucha gente y puestos ambulantes. Papá, que no se pierde una, aprovechó mi circunstancia de guiri para pedirle a una chica que se hiciera una foto conmigo. Y es que el tío no desiste. El diálogo fue más o menos así

Papa: "Mira aquella chica que está dando panfletos, hazte una foto con ella"
Yo: "No, es igual"
(en este momento papá desaparece y veo que está hablando con la chica, señalándo en mi dirección, y haciéndome gestos para que vaya)

Iba a poner la foto, pero resulta que mi ordenador ha sufrido un percance y la foto está en mi ordenador. Yo diría que es reparable, pero hasta que no vuelva a Ejpañiiia no creo que pueda volver a usarlo. Podré seguir posteando desde el ordenador de Yuki o de la escuela, pero maldita la gracia...

Volviendo con el tema de "operación acercamiento del guiri al sexo opuesto nipón", el diálogo el otro día con papá fue de este palo:

Papá: "¿Y qué opinas de las mujeres japonesas?"
Yo: "Bueno, son monas" (que en realidad es cierto)
Papá: "Monas, monas... ¿Qué opinas de verdad?"
Yo: "Esto... ¿guapas?"
Papá: "Ahh, esto ya me gusta más"

También Marin kun se las trae. Resulta que en japonés, "amigo" (tomodachi) no tiene ni género ni número, así que cuando dices que has quedado con un amigo, puede ser tanto con un amigo, una amiga, o que se van a juntar trescientos para liarla parda. Si se quiere desambiguar la frase, hay que espeficicarlo. Así que cuando he tenido una cita con algún pavo, el rollo era:

Yo: "Bueno, me voy que he quedado con amigXX".
Marin: "¿Cuántos sois?"
Yo: "Pues un amigX y yo"
Marin: "¿Chico o chica?"
Yo: "Chico"
Marin: "Si quieres, te puedo presentar a chicas amigas mías"

De tal palo, tal astilla, 'ta claro.
 

Tags:

Sep. 19th, 2010

zorro

máquinas recreativas

Después de darme varias vueltas por Shibuya y Shinjuku he visto que hay muchos centros de máquinas recreativas, consistentes en varias plantas dedicadas a los videojuegos.

Y tengo que decir que nos llevan años de ventaja.

He intentado grabar vídeos de la gente jugando, pero en varias ocasiones me han llamado la atención los responsables de las recreativas diciéndome que no estaba permitido grabar. Así que enlazo con vídeos chulos que he encontrado en youtube, y anchas Castillas.

El primero que me ha llamado la atención es una máquina de "taiko", un tipo de tambor japonés.



El mecanismo es bastante sencillo: cuando aparecen las peloticas rojas, se golpea el centro del taiko, y cuando aparecen las azules, en el borde. Lo del vídeo ya es nivel pro, desde luego.

Estuve jugando con un colega a la máquina esta, con la canción de Bola de Dragón, y me gustó mucho (aunque hay que decir que yo soy público muy agradecido para estas chorradas)

El siguiente tipo de máquina, del mismo estilo que el anterior, es "Pop'n music". De nuevo, el funcionamiento es bastante intuitivo: según van apareciendo unas marcas en pantalla hay que pulsar el botón correspondiente. E igualmente, la dificultad puede ir hasta niveles insospechados...



Parece que la última máquina del mismo palo que está arrasando es una que se llama de "jubeat", de Konami. Consiste en una matriz de 4x4 botones que hay que pulsar según se van iluminando al ritmo de la música.



La verdad es que ver a esta gente jugar es hipnótico.

Y ya por último, un juego que me ha parecido muy original y que parece que también tiene bastante éxito, es el "Lord of Vermilion", en su versión de juego de cartas de recreativa. La máquina tiene su pantalla en donde se muestra el desarrollo de la acción, y el jugador dispone de una superficie que detecta las cartas puestas sobre ella, y su orientación. Cada carta representa a un personaje, y la posición relativa y orientación de las cartas sobre la superficie determina la posición de los personajes en el juego. 

Parece que según avanzas en el juego los personajes pueden aumentar de nivel, y esto se almacena en las cartas de tus personajes, de forma que otra vez que juegues, tienes personajes más poderosos.




Y ya por último, la máquina estrella en Japón desde hace varias décadas: el Pachinko. Es un tipo de tragaperras en el que van cayendo bolitas que luego cambias por dinero. La verdad es que después de intentar descubrir cómo va el asunto, he de decir que no conseguí averiguarlo: la interactividad del jugador de la máquina es casi nula, limitándose un botón alguna que otra vez. De nuevo, intenté grabar un vídeo, pero me cayó bronca.

La cantidad de máquinas de pachinko que hay es increíble: diría que puede haber varios centenares en algunas salas

Tags:

Sep. 14th, 2010

zorro

santuario sintoista meiji


El otro día estuve dando una vuelta por el santuario Meiji, que está en un parque cerca de Harajuku. Bueno, "parque"... una extensión bastante grande y frondosa en la que te metes y te olvidas de que estás en pleno Tokyo.

Los templos sintoístas tienen una puerta característica que indica la entrada a un lugar sagrado




El paseo por el bosque desde que cruzas la puerta hasta el templo en sí es muy tranquilo... había bastantes turistas, pero el camino era muy ancho y las chicharras era prácticamente lo único que se oía. Hice bastantes fotos del templo, pero como subirlas es un coñazo y son iguales que las del resto de la gente que ha estado, casi que las veis en google images pinchando aquí.

Pillé una boda en el recinto; todo muy bonito, muy zen... y un calor que debían de estar pasando los contrayentes e invitados que se debían estar derritiendo vivos;  yo estaba en la sombra, descansando y echando las fotos mientras ellos iban desfilando por todo el patio pasito a pasito.



Otra cosa que me pareció chula es un lugar destinado para las plegarias que la gente hacía, escritas en tablillas y colgadas.



Ni que decir tiene que las plegarias son generosas, desinteresadas y altruistas. Veamos una tablilla cualquiera, escogida al azar, para que veáis de qué estoy hablando...



En fin, por pedir que no quede.  Amparo, criaturica...

Buen día aquel. Después de zampar en un banco del bosque, me quedé frito en el césped debajo de un árbol (protegido dentro del terreno sagrado, claro, que si no, ni de coña)

Acabo con esta foto artística que hice de una fuentecilla que había al entrar con unos cuencos para que la gente se refresque.

Tags:

Sep. 9th, 2010

zorro

mariconeo en tokyo: primeras jornadas

 Todo contento yo me fui la primera vez a "Shinjuku ni choome", una zona de Shinjuku en donde había leído que había juerga rosa. Una vez llegué allí, vi todo exactamente igual que la manzana anterior, y que la anterior. No sé si es que esperaba que hubiera una alfombra de bienvenida con pancarta que dijera "ya puede empezar la fiesta, ya está aquí el que faltaba" o qué, pero me estuve dando un pirulo por ahí y no encontré ningún local ni nada. Cierto es que me fui para allá con lo puesto, sin tener ninguna dirección concreta (ya contaré lo de las direcciones aquí, porque es un jari del quince), pero esperaba encontrar *algo* al menos. En fin, primer intento infructuoso.

El segundo round lo hice con refuerzos. Quedé con un lugareño a tomar algo y le pedí que me llevara al Ni choome. Ahora sí que surgían los lugares por doquier. Me hizo un tour turístico bastante chulo y luego fuimos a una pequeña terracita a para charlar. El tío majete, y conversamos medio en inglés medio en japonés. No sé qué pasó, pero me pedí un "beer blast" (bebe todo lo que quieras-puedas por 1000 chenes, 10 leuros) y pensé "bué, a la segunda cerveza ya hablo hasta en koreano si hace falta". Pues va a ser que a la segunda cerveza ya empezaba yo a hablar en español sin darme cuenta, y mal, encima. Take kun para futuras referencias. Buenas risas. Además al finalizar me di cuenta que al lado oía algo parecido a español y me acerqué a preguntar: era un sevillano charlando con una japonesa, salao donde los haya.

Y claro, una vez encontrado un extremo del hilo de la madeja, el resto es coser y cantar. Pedí en aquel bar una guía de la zona, que rápidamente se hizo con el título de "el oráculo".

Antes de continuar, hay una cosa que había leído sobre los locales japoneses: los hay en los que japoneses y extranjeros son bienvenidos, y otros en los que extranjeros no lo son tanto. Por lo que entendí, no es tanto cuestión de gustos de físico, sino por el idioma. Por lo visto, la comunicación es súper importante aquí y es una barrera que si no se supera les hace incomodarse mucho. Por ello, en algunos locales puede haber un letrero que diga "sólo para gente que hable japonés".

Dicho esto, el primer día fui a un sitio que recomendaban como la meca del ambiente en Tokyo para extranjeros, el "Dragon's men". No controlaba mucho de horas, y fui cuando aún estaba medio vacío, pero encontré a un americano bastante apañao. Tritano, de nuevo por si hay mención al susodicho.

Después, previa consulta al "oráculo", me fui a un sitio más osuno, "The base". Una cosa curiosa de los locales y tiendas en general en Japón es que no tienen por qué estar a nivel de calle. Pueden estar en el sótano de una casa o en cualquier planta. Eso hace que encontrar los locales sea un poco más dificil, aunque hay letreros que te lo indican.

Para llegar a "The base" había que ir al sótano de un edificio, lo cual de daba un ambientillo "underground" un poco chungo. Entré en el local y me sentí como en esas películas del oeste en las que el forastero entra en el saloon y se hace el silencio, se para la pianola y todo el mundo mira con recelo al recién llegado, mientras las hojas de las puertas siguen moviéndose. Pues fue igual. Ocurrió que me dijeron que "habían alquilado el local porque era el cumpleaños de no sé quién" (el local era una ridiculez de lo enano que era) a lo que me invitaban amablemente a largarme. Pregunté si podía volver otro día, a lo que me dijeron que sí. 

Con esto, no sé si entender que lo primero era una excusa para que me fuera y no molestara o realmente estaba alquilado. Haré un segundo intento otro día, a ver. Llevaré listo mi armamento de japonés bien a la vista.

La parte mala de salir por el Ni choome es que tengo que coger el tren para volver a casa, con horarios bastante puñeteros (el último sale sobre las 00:30 o así), pero parece que a partir de esa hora se vacían los sitios porque la mayoría de la peña está como yo.

Este finde haré otra vuelta de reconocimiento, esta vez con los deberes hechos. Y que sepáis que todo esto lo hago por mis lectores queridos, que yo no tengo ninguna gana de ir al ni choome...
Tags: ,

Sep. 6th, 2010

zorro

familia y cosas varias

 Llevo ya dos semanas y pico aquí, y con la familia estoy contento. La verdad es que tienen detalles para que mi adaptación sea lo más suave posible, como preguntarme si quiero algo especial para comer o si necesito algo en general. Hablando de la comida, como arroz en todas las comidas y empiezo a hartarme un poco. Supongo que será cuestión de acostumbrarme un poco más...

Lo único malo es que vivo en la quinta puñeta, y tardo una hora y veinte minutos en llegar a la escuela. Se lo comenté el otro día a papá y el buen hombre ha comprado hoy una bicicleta, lo cual me ahorrará unos veinte minutos (calculo) y un trasbordo en tren.

Por cierto, aquí estamos todos al completo:

 

Solemos (suelen) tener conversaciones bastante animadas durante las cenas, de las que me entero bastante poco. Entonces hacen un inciso y hacen un resumen para que me entere. Y bueno, me preguntan por mis cosas, que qué he estudiado, dónde he ido y esas cosas.

La escuela está llena de chinorris y koreanos. Y es que hablando con un koreano (en japonés, shit little parrot) con lo que al final me he quedado es que su mundo es Japón-China-Korea, y que son los idiomas más útiles por esta zona. Sí, inglés también les sería útil para los negocios y tal, pero con la misma utilidad  que puede tener el japonés.

En mi clase somos un francés, una italiana y yo como representantes de occidente, y un porrón de chinos y koreanos. Estoy aprendiendo bastante en clase, o más bien reaprendiendo cosas que ya sabía pero que con la falta de uso habían quedado en un rinconcillo dentro de mi cabeza. Y hay muy buen rollo en clase.

En fin, popurrí de cosas:

- La gente es muy servicial cuando les preguntas por direcciones. Me ha pasado que pregunté por una dirección a una pareja y giraron 180º para acompañarme hasta el sitio al que quería ir. Si no saben lo que les preguntas, se me quedan muy compungidos. Y lo que me pasa también a veces es que me dirijo a ellos en japonés, y ¡me responden en inglés! Obviamente mi japonés no es perfecto, pero me responden, lo cual indica que han entendido la pregunta y que puedo ser capaz de entenderles. En fin...

- Hubo un día que cogí un tren equivocado y cuando llegamos a la última parada me quedé horrorizado: por un momento no tenía ni puñetera idea de dónde estaba, era tarde y no tenía ni idea de cómo volver. Por suerte mi cara fue bastante expresiva que enseguida un lugareño me ayudó.

- Sandía: al loro el precio:



6 leurazos!! Y es un octavo de sandía! ¡48€ la sandía entera!
Para ser fieles a la realidad, hay otras cosas que son baratas. Ya hablaré sobre el tema, pero una comida en un restaurante normalillo te puede salir por 8€, y sales petao. Y eso ahora que el cambio leuro-chen está mal para los leurousuarios, que hace un par de años podía salirte un katsudon por 5€.

- Transporte: la guinda de lo más caro en Tokyo. Lo curioso es que pagas según la distancia, así que en cada estación hay una cosa así:



Te indica dónde estás (flecha roja) y un mapa con todas las estaciones con su precio correspondiente. Por cierto, esto es de las líneas JR, como un cercanías. Para que os hagáis una idea del calibre de las distancias, el círculo central es del estilo de la línea circular de metro de Madrid. La mayoría del metro de Tokyo está dentro de este círculo.

Hale, a pasarlo bien. Próximas entradas: primeras impresiones del ambiente en Tokyo
Tags:

Sep. 3rd, 2010

zorro

shibuya 渋谷

 Si una imagen vale más que mil palabras y tenemos un vídeo de mil imágenes, podemos escribir:

Imagen > 1000 * palabras
Video = 1000 * imágenes

Así que 

Video > 1000000 palabras

Y de aquí podemos despejar "palabras", y obtenemos

Palabra < 1/1000000 * Video

Dicha la chorrada del día, os dejo con un vídeo que grabé el otro día por Shibuya (disponible en alta definición, que pa eso me lo curré)



El perro al que hago mención en el vídeo es Hachiko
Tags:

Aug. 30th, 2010

zorro

tateyama 立山

Este fin de semana fui con la "papá" y Marin kun de excursión a la montaña, a "tateyama", que está aquí. El viaje fue un poco palizón, porque tardamos un buen puñado de horas en autobús, pero fue una experiencia interesante.

Nos alojamos en un hotel que tenía disponibles habitaciones de estilo oriental y occidental, y claro está, a la oriental de cabeza. Mientras estábamos cenando, nos sacaron los futones. La verdad es que está bien, pero aún tengo el chip occidental y una vez me metí con las zapatillas en la zona de los tatamis, y me cayó bronca. Y es que para entrar al hotel hay que descalzarse para estar dentro del hotel, con unas pantunflas. Y para entrar dentro de la habitación, hay que quitarse las pantunflas. Pero para eso estamos aquí. Y ahí estoy yo con papá con el yukata puesto y las toallas en mano, listos para ir al baño comunitario.


Durante el domingo estuvimos viendo toda la zona, que era un paraje espectacular. Fuimos en autobús, funicular, otra vez autobús, teleférico, anduvimos y autobús de vuelta.

 





Una cosa que me gustó mucho es que cuando estábamos en el hotel me enseñaron a jugar al shougi (将棋). Me encantó la explicación sobre el significado de la palabra, que es "juego de los generales". La parte de "shou" es la misma de la de "shougun" (将軍), rango militar del antiguo japón.



El juego es parecido al ajedrez occidental, con sus piezas con movimientos particulares. Las dos diferencias que hay son:
- cuando tus piezas llegan a la línea del contrario, hacen un "upgrade" y pueden hacer más movimientos
- cuando comes piezas al enemigo, estas pasan a estar en reserva y en tu turno puedes ponerlas en cualquier lado del tablero. Esto es lo qué más me cuesta, porque a veces tengo la jugada en mente de manual, y de pronto, me ponen una pieza en medio con la que no contaba.

En fin, hay mucho más que contar, pero esto se queda para la próxima entrada: escuela y compañeros, primeros contactos con Tokyo, y aventurillas varias.
Tags:

Previous 10 | Next 10